¿Cómo puedo aumentar mi autoestima?

La autoestima está conformada por pensamientos, sentimientos y opiniones que tenemos sobre nosotras mismas, esto quiere decir que la autoestima todos los días no es la misma, ya que puede cambiar según la manera en la que pensamos. La baja autoestima aparece cuando empezamos a tener pensamientos negativos sobre nosotras mismas.

Sin autoestima, nuestros temores nos encierran en la zona de confort, castigándonos, impiden luchar por lo que realmente queremos. Los medios de comunicación y redes sociales tampoco ayudan, ya que nos sitúa en comparaciones constantes con las demás personas.

Hábitos para tener una autoestima sana

  1. Encuentra el origen de tu baja autoestima: Los problemas de autoestima suelen desarrollarse durante la infancia y sus causas pueden ser muy distintas.
  2. Destruye a tu voz crítica: La principal responsable de una autoestima baja es la voz interior con la que nos decimos a nosotros mismos cosas negativas.
  3. Empieza a pensar en positivo: Cambia tus pensamientos, si nos damos cuenta de que tenemos muchas cosas positivas, es más fácil que salgamos del negativismo.
  4. Ponte metas realistas: Poco a poco las podemos aumentar, y veremos que paso a paso estamos consiguiendo lo que nos proponemos.
  5. Piensa en los errores como en oportunidades de aprendizaje: Acepta que cometes y has cometido errores, en lugar de pensar «Siempre hago las cosas mal» piensa que esto hace parte del aprendizaje.
  6. No busques aprobación de los demás: Cuando se busca la aprobación de los demás, es como si no estuviéramos conscientes de los actos que hacemos constantemente.
  7. Identifica tus verdaderas fortalezas: Todos tenemos puntos fuertes, el problema es que cuando hay poca autoestima no sabemos identificar las fortalezas que tenemos.
  8. Haz críticas constructivas acerca de ti mismo: Que todo lo que te digas sirva para mejorar, no para estancarse y culpabilizarse, a sí mismo, aprende a encajar las críticas de forma que no te afecten.
  9. Enorgullécete de tus opiniones y tus ideas: No tengas miedo de expresarte o dar tu punto de vista, ten seguridad de lo que vales y sobre tu inteligencia.
  10. Piensa menos en ti y más en los demás: En nuestro afán por sentirnos mejor empezamos a mirar constantemente nuestro estado anímico. Ayudar a la gente tiene efectos beneficiosos sobre nuestra autoestima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *