Cómo encontrar la motivación sin decaer

En ocasiones, cuando solo encontramos el desánimo y la motivación escasea dentro de nuestro interior, parece que todo se vuelve oscuro y que la luz que antes iluminaba se ha apagado sin una esperanza de volver a encenderse. Pero hay algo que con el desánimo se olvida: después de la tormenta, siempre llega la calma.

Sin duda, es una de las cosas más difíciles de conseguir, pero es preciso que tengas en cuenta que si no hay “ganas” de mejorar, nada mejora. Es frecuente que la motivación no dure o que aparezca por momentos, que se vaya sin que la echen o que no llegue cuando se la llame. Pero eso no significa que debas cruzar los brazos y buscar excusas para no hacer realidad tus sueños.

Aunque a veces nos pueda parecer imposible, encontrar motivación para conseguir nuestros objetivos es más sencillo de lo que pensamos. Es fundamental creer en nosotros y recordar nuestros objetivos.

  1. Ten tus objetivos claros en la mente: Es importante que te centres en un objetivo único, de este modo podrás poner todo tu empeño y dedicación para lograr cambiar tu vida de manera drástica.
  2. Recuerda tus mejores momentos: En los cuales hayas sentido que triunfaste y estén cargados de motivación, el simple hecho de recordarlos y tenerlos como referencia no puede ayudar a encontrar la motivación.
  3. Acaba las tareas más difíciles primero: Pon las tareas más complicadas y difíciles de primeras, tener esas tareas acabadas te aliviará tremendamente, levantará tu autoestima y durante el resto del día todo fluirá mejor.
  4. Se entusiasta: Si puedes entusiasmarte sobre una tarea la motivación llega casi automáticamente, visualiza cómo será cuándo esta tarea esté acabada, imagínate el éxito.
  5. Celebra los resultados: Cada vez que consigas algo, tendrás más voluntad para seguir adelante, cuando ganas, recibes una felicitación, consigues un nuevo empleo o cliente, cuando cumples tus objetivos profesionales.
  6. Apunta tus objetivos y las razones porque los quieres lograr: Si cuelgas tus objetivos en la pared en grande para que lo puedas ver, será más fácil mantener la dirección y el enfoque.
  7. Diviértete: Cada una de las tareas o actividades que realizas por día tienen algo de divertido y especial, esto te servirá para no “padecer” tu empleo ni un gran libro que debas estudiar, tampoco las tareas del hogar o ir al gimnasio.
  8. Piensa siempre en los beneficios: Pensar que algo es duro de realizar no te va a ayudar, en vez de pensar en lo difícil qué es algo, piensa en los beneficios y que va a pasar cuándo esté realizado.
  9. Recuerda por qué comenzó todo: Es muy fácil que pierdas el impulso que tenías al principio, al encontrar motivación y cuando fijaste tu objetivo, por eso tienes que recordarte constantemente por qué comenzó todo.
  10. No dejes que la motivación disminuya nunca: Cuando uno se encuentra haciendo algo que lo motiva y esta actividad está fuera de las tareas que como sociedad debemos realizar, es fácil dejarse llevar y comenzar a alejarse de dicha actividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *